Cartas de Cuévano

El filósofo declara

juan-villoro

Al segundo sorbo de whisky, Javier Cercas ya me habla como mexicano. Hace treinta años que no nos veíamos y el mundo ha girado en planos absolutamente imprevistos; nos hemos cruzado, de lejos, pero no necesito frecuentarlo sino seguir leyéndolo constante para confirmar la admiración que le tengo y el asombro que compartimos ante lo imprevisible, como por ejemplo reencontrarme con él sobre la bruma de un café que pedí para hacer tiempo en la esquina del Teatro Romea de Barcelona. Hacer tiempo. Hace tiempo. Hace un tiempo de primavera insólita en pleno octubre y nos ha tocado hacer tiempo al filo de que se estrena en ese teatro emblemático una obra de Juan Villoro. El filósofo declara es una obra con la que Villoro se consolidó como dramaturgo no hace mucho tiempo. Aunque mi favorita es la más reciente (Conferencia sobre la lluvia), un monólogo entrañable que es además una antología de versos mojados por el ajeno llanto de la melancolía, con El filósofo declara Villoro ha confirmado que sigue casi literalmente la estela del genio de Jorge Ibargüengoitia, no sólo en sus crónicas y cuentos, sino también en el abordaje de la dramaturgia como escaparate de las vidas …

Read More »

Vivaldi jazzea Gran Vía

pepe-rivero-vivaldi

Pepe Rivero es un genio, pero eso ya lo sabíamos. Quien no lo conoce o reconoce aún queda invitado al banquete de un talento poliédrico, inventivo y hasta ahora, inagotable. Rivero es un pianista cubano que, como suele suceder con todo músico de la isla, ha convertido una sólida formación de piano clásico en un abanico multicolor de ritmo y fílin, el sazón de un sabor inimitable que de pronto hace eco de las melodías intemporales, eso que llaman música clásica y que esencialmente deja de ser intocable en cuanto tarareamos sin control y memorizamos con afecto las notas que alguien escribió para deleite de la humanidad hace siglos. Pepe Rivero lo ha formalizado en varios proyectos, a partir de un trabajo que realizó transportando la partitura del Lohengrin de Wagner hasta convertirla en una ópera absolutamente contemporánea (no por un cambio efectista de vestuario, sino por una clara reinterpretación de sus motivos musicales). Quien no conoce aún a Pepe Rivero, queda invitado a escuchar el magnífico proyecto donde resucita el corazón de Chopin –sacándolo de su columna incólume en una iglesia de Varsovia—y poniéndolo también a jazzear como quizá el mismo flaco polaco imaginó que podría multiplicarse una de …

Read More »

La locura de la estupidez

estupidez-locura

12 de octubre de 1936. Con la cara velada y golpes de un solo brazo extendido. El irracional grito pedía la muerte de la inteligencia y una voz en medio del desierto en que habían convertido a la universidad alcanzó a rimar que quienes creen vencer por la fuerza de su intolerancia, no convencerán jamás. 18 de octubre de ochenta años después. Con las caras veladas y nombres de fantasmas. Los gritos irracionales espetaban con sus gritos los adjetivos que, en realidad, los describen a ellos mismos. En la última recopilación de luminosos artículos que pensara y escribiera Umberto Eco se subraya la diferencia entre querer estar en boca de todo el mundo y sentirse famoso. Habla de una generación que soñaba con destacar por ser el mejor deportista o precoz pensador, a diferencia de la efervescente podredumbre de quien ansía figurar como sea, con tal de que los demás hablen o ladren. Por algo ese último libro de Eco se intitula De la estupidez a la locura y por algo se hizo hoy eco de sus peores pronósticos la bochornosa escena de una bilis enmascarada, la intolerancia imbécil y enrevesada esquizofrenia. Hartazgo, hastío, intolerancia insuflada por una verborrea venezolana, …

Read More »

Ni

colombia-peace-referendum

Entre las muchas lúcidas páginas y luminosos párrafos que dejó el escritor Luis Ignacio Helguera (México, 1962-2003) vuelve como faro su delicado haikú: Ni Sí, Ni No… Ni ni. Expertos y encuestas, analistas y ocurrentes, opiniones de todos niveles y sabores se agolpan ahora en el desconcierto que ha provocado el triunfo de un No en el referéndum de Colombia. Al margen de que el escenario imprevisto sea tildado de antesala apocalíptica, más allá de la incredulidad ante una supuesta obviedad cantada, es precisamente la democracia colombiana la que ha de beneficiarse del inesperado diálogo que ahora se abre más allá de las negociaciones previas, la voluntad del perdón, los pasos de la justicia y sus límites al llegar a las concesiones, las voces en contra, la mínima mitad. Sea por huracán o desidia, por distracción o conciencia, la ironía del abstencionismo en toda votación denota la importancia de su contrario: cada voto cuenta y así en los anónimos distritos donde un par de votos cargaron la balanza hacia uno de los dos lados, así también pienso en el Ni de Helguera cuando se enredan las explicaciones y, peor aún, los pronósticos y las profecías. Hay quien explica ahora -a …

Read More »